Cuba EEUU Inmigración

Funcionarios de Biden se reúnen con AMLO para abordar crisis en la frontera

Biden-AMLO

Altos funcionarios de la administración Biden, incluyendo al secretario de Estado Antony Blinken y el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, abordaron el creciente problema de los cruces ilegales en la frontera sur de Estados Unidos.

El encuentro, realizado este miércoles en el Palacio Nacional de México, también contó con la presencia del secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, y la asesora de seguridad nacional, Liz Sherwood-Randall.

La reunión se produjo en un momento crítico, con cruces ilegales hacia Estados Unidos que alcanzan máximos históricos y que, en ocasiones, superan los 10.000 arrestos diarios. Este fenómeno ha generado críticas de los republicanos y preocupación entre los demócratas, en vista de las elecciones de 2024.

Además, ha impactado en el debate sobre el apoyo militar estadounidense a Ucrania, con los republicanos condicionando su respaldo a cambios en la legislación migratoria.

Los puntos fronterizos de EE. UU. se han visto abrumados por un flujo sin precedentes de migrantes, provenientes no solo de América Latina, sino también de África y Asia Central. En respuesta, el gobierno de Estados Unidos ha cerrado temporalmente cruces de mercancías y turistas en ciertos tramos de la frontera para redirigir al personal a la gestión migratoria. En Texas, la Patrulla Fronteriza ha establecido áreas de espera temporales al aire libre debido a la saturación de las instalaciones convencionales.

Biden, tras una conversación telefónica con López Obrador, enfatizó la necesidad de acciones de cumplimiento para reabrir puertos de entrada clave. Además, un alto funcionario de su administración indicó que las discusiones no solo se centrarían en la seguridad fronteriza, sino también en estrategias regionales para mitigar la migración.

Entre las medidas propuestas por EE. UU. se encuentran la intensificación de la vigilancia en la frontera sur de México con Guatemala y la emisión limitada de permisos humanitarios. También se ha intentado persuadir a México para que permita el procesamiento de refugiados en su territorio, aunque esta propuesta ha encontrado resistencia por parte de López Obrador.

Cabe señalar que el Congreso estadounidense ha propuesto reformas que complicarían significativamente la solicitud de asilo tras cruzar ilegalmente la frontera sur. Estas medidas requieren la cooperación de México, especialmente en lo relativo a la expulsión de migrantes no mexicanos.

Por su parte, el país azteca ha mostrado disposición a colaborar en estrategias que reduzcan el flujo migratorio, aunque insisten en participar activamente en la formulación de planes. A pesar de los esfuerzos recurrentes de México para contener la migración a petición de Estados Unidos, la falta de financiamiento, infraestructura y personal, sumado a la corrupción, ha limitado la efectividad a largo plazo de estas iniciativas.

En este contexto, México ha incrementado el número de agentes de inmigración en puntos críticos y ha intensificado la vigilancia en rutas clave. Hasta noviembre, México ha detenido a un récord de casi 690.000 migrantes, incluyendo unos 200.000 menores no acompañados. Sin embargo, las deportaciones desde México han disminuido, en parte, debido a restricciones presupuestarias y la negativa de ciertos países a aceptar deportados.

Finalmente, López Obrador ha instado a la administración Biden a fortalecer el diálogo bilateral con países como Cuba y Venezuela, enfocándose en el desarrollo como estrategia para contener la emigración desde las naciones más pobres de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EEUU, Inmigración

México informa de

EEUU, Inmigración

Senador impulsa ley

EEUU, Inmigración

Puerto de entrada