EEUU Inmigración

Biden y Trump viajan a la frontera sur de EEUU ante drama migratorio

twitter Auden cabello captura

El presidente Joe Biden y el expresidente Donald Trump visitarán la frontera sur de Estados Unidos y aunque separados por 300 millas, se espera que ambos generen una ola de reacciones este venidero jueves.

Ambos líderes mostrarán sus visiones contrapuestas ante una crisis migratoria que ha definido sus agendas políticas. Mientras Biden se reunirá en Brownsville-Matamoros con líderes locales y agentes de la ley, Trump estará en Eagle Pass, reforzando su conocida postura de tolerancia cero hacia la migración.

Hay un dato demoledor y es que durante el año 2020 la Patrulla Fronteriza totalizó casi 74 mil encuentros con migrantes, en cambio, esa cifra se multiplicó por cuatro en solo tres años. Durante el 2023 se registraron más de 302 mil encuentros con migrantes en la frontera sur de EEUU.

Desde la perspectiva de Donald Trump, este viaje es una oportunidad para destacar las fallas en la gestión actual de la frontera, donde más de 7 millones de personas han cruzado ilegalmente desde que Biden asumió la presidencia. Mientras tanto, con la mira puesta en las elecciones, Trump busca capitalizar esta situación, prometiendo políticas más restrictivas como parte central de su posible campaña de reelección.

Biden anunciaría medidas más duras en la frontera

Ante el mismo panorama electoral, el mandatario demócrata se ve obligado a poner mano dura en la frontera. Analistas prevén que Biden, enfrentando presiones tanto de republicanos como de demócratas, anunciaría medidas más estrictas para manejar la situación.

Entre ellas, se encuentra la dificultad aumentada para solicitar asilo político, una posible orden ejecutiva para cerrar la frontera ante un número crítico de cruces ilegales, y un incremento en el rigor de las entrevistas de miedo creíble. Este conjunto de medidas apunta a reforzar la frontera y gestionar la crisis migratoria de manera más efectiva.

Biden podría invocar la Sección 212(f) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad de 1952, que permite al presidente suspender la inmigración de cualquier persona considerada “perjudicial para los intereses de Estados Unidos”. Esta misma autoridad fue utilizada por Trump para imponer una prohibición a personas de varios países predominantemente musulmanes.

No obstante, la crisis migratoria actual tiene raíces en factores que escapan al control directo de la administración Biden, como calamidades globales sin precedentes y décadas de inacción por parte del Congreso que no ha legislado sobre una reforma migratoria integral.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

EEUU, Inmigración

México informa de

EEUU, Inmigración

Senador impulsa ley

EEUU, Inmigración

Puerto de entrada