EEUU Inmigración

Biden firmará orden ejecutiva para cerrar la frontera, según medios de EEUU

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, está ultimando planes para firmar una orden ejecutiva que decretaría un endurecimiento de la política migratoria para aquellos extranjeros que piden asilo en la frontera de EEUU con México.

De acuerdo con varios medios de prensa estadounidenses, la acción de Biden cerraría las solicitudes de asilo y denegaría automáticamente la entrada a los migrantes una vez que el número de migrantes que atraviesan los cruces fronterizos supere un umbral diario determinado (4.000 cruces al día).

La agencia AP revela que el presidente podría firmar la orden ejecutiva tan pronto como el martes, y entraría en vigor de forma inmediata. No es la primera vez que este tipo de noticias se dan en los meses reciente, pero la insistencia de la prensa y las fuentes de alto nivel citadas confirman que finalmente podría suceder.

El presidente Biden ha estado considerando acciones ejecutivas adicionales desde el colapso de un proyecto de ley bipartidista sobre la frontera a principios de este año. Aunque el número de cruces ilegales en la frontera entre Estados Unidos y México ha disminuido en los últimos meses, en parte debido a un esfuerzo intensificado por parte de México, la inmigración sigue siendo una preocupación principal de cara a las elecciones presidenciales en noviembre. Los republicanos están ansiosos por criticar a Biden en este tema.

El esfuerzo de la administración demócrata busca prevenir un posible aumento en los cruces que podría ocurrir a finales de año, cuando el clima se enfría y los números tienden a aumentar. Esta medida permitiría a Biden afirmar que ha hecho todo lo posible para controlar los números en la frontera sin ayuda del Congreso. Las discusiones siguen siendo fluidas y aún no se han tomado decisiones finales.

Las restricciones que se están considerando son un intento agresivo de aliviar el sistema de asilo sobrecargado del país, junto con un nuevo esfuerzo para acelerar los casos de migrantes ya en Estados Unidos y otro para acelerar el procesamiento de migrantes con antecedentes penales o aquellos que eventualmente serían considerados no elegibles para asilo. La administración está evaluando políticas directamente del acuerdo fronterizo bipartidista estancado, incluyendo un límite de 4,000 encuentros por día.

Una opción considerada es que los migrantes que lleguen después de que la frontera alcance un cierto umbral sean removidos automáticamente en un proceso similar a la deportación y no puedan regresar fácilmente. Bajo la política de la era pandémica conocida como Title 42, los migrantes eran expulsados más fácilmente y México aceptaba de vuelta a algunas nacionalidades no mexicanas, incluyendo a migrantes de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Actualmente, hay más de 2 millones de casos pendientes en las Cortes de Inmigración de EEUU y algunas personas esperan años para una cita en la corte mientras viven en el limbo en Estados Unidos. Cualquiera puede pedir asilo independientemente de si llega ilegalmente a la frontera, pero los funcionarios estadounidenses están presionando cada vez más a los migrantes para que hagan citas y usen vías legales como CBP One.

La administración de Biden se ha vuelto más conservadora en los temas fronterizos, ya que el presidente enfrenta críticas constantes de los republicanos y hay grandes números de migrantes cruzando a Estados Unidos desde México que no son fácilmente retornables. La autoridad migratoria que la administración ha estado buscando usar está delineada en la Sección 212(f) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *