EEUU Inmigración

Biden endurece las políticas de asilo en la frontera suroeste de EEUU

En un movimiento decisivo que podría redefinir las políticas de inmigración en la frontera EE.UU.-México, la administración de Joe Biden endurecerá el proceso de pedir asilo, lo cual permitirá la deportación rápida de inmigrantes y al mismo descongestionará las cortes de asilo para otorgarlo de forma más expedita a quien corresponda.

Según varios medios de prensa consultados por Mario J. Pentón, los nuevos cambios, que serán presentados este jueves por el Departamento de Seguridad Nacional, están diseñados para aplicar criterios más estrictos durante las entrevistas de miedo creíble, una fase inicial en la solicitud de asilo.

Bajo la nueva normativa, los oficiales de inmigración podrán rechazar solicitudes en la frontera si los individuos son considerados una amenaza para la seguridad pública o nacional, o si no cumplen con los criterios legales para el asilo.

Este cambio legislativo se produce en un momento crítico para el presidente Biden, quien se enfrenta a un escenario político desafiante al acercarse las elecciones presidenciales de noviembre. La regulación intenta ser una respuesta a las crecientes cifras de cruces ilegales y a la presión de varios sectores que demandan una gestión más firme de la inmigración.

La política de deportación expedita que se introducirá permitirá a los oficiales tomar decisiones inmediatas sobre las deportaciones en casos claros de inelegibilidad para el asilo, sin tener que esperar por un proceso judicial prolongado.

Esto representa un cambio significativo respecto a la práctica anterior, donde muchos migrantes eran liberados en territorio estadounidense mientras se procesaban sus casos.

Esta estrategia no solo pretende ser un mecanismo de control más eficiente en la frontera, sino que también busca disuadir a futuros migrantes de intentar cruzar ilegalmente con la esperanza de obtener asilo, al reducir las posibilidades de permanecer en Estados Unidos mientras se resuelven sus solicitudes.

Sobre el tema, el abogado Mayron Gallardo opina que la nueva regulación restringirá más el modo en que se solicita el asilo, dando más autoridad a los oficiales de inmigración para realizar deportaciones expeditas. Esto significa que si los migrantes fallan la entrevista de miedo creíble, serán deportados rápidamente sin las dilaciones previas que permitían permanecer en EEUU mientras se resolvían sus casos.

Adicionalmente, advierte que ahora la administración tendrá más armas para deportar rápidamente a aquellos migrantes que puedan ser considerados un riesgo para la seguridad pública o nacional. Esto incluye a individuos con antecedentes criminales o aquellos que podrían estar asociados con actividades consideradas peligrosas por las autoridades estadounidenses.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *